DÍA 1 (Fumo 7 Cigarros)

1 de agosto de 2017
7 Cigarros – Vapeo 5 depósitos de 6mg de nicotina.

Días atrás leí una noticia que decía que bastante gente había dejado de fumar con el cigarrillo electrónico así que me estuve informando, por tercera vez, y vi que a los únicos que veía por la calle con este artilugio llevaban unos modelos que no eran los que vendían en los estancos.

Me metí en una tienda de internet de cigarros electrónicos y pedí uno “de los gordos” sin tener muy claro lo que estaba pidiendo.

Hoy me ha llegado así que he empezado a utilizarlo casi sin querer, por probar, sin propósito alguno, simplemente intentando sustituir los cigarros por el cigarro electrónico a ver qué pasa y sin ningún objetivo de fecha para dejar de fumar ni nada parecido.

Me fumo el de la mañana y otro casi seguido. Después comienzo con el cigarro electrónico y no fumo hasta después de comer. Mi sorpresa es mayúscula… Hacía años que no hacía algo parecido.

A lo largo de la tarde me fumo otros dos un poco por costumbre, es decir, porque me da miedo no fumar. Sé que es absurdo, pero la idea de no depender más del tabaco me hace encenderme algún cigarro. Supongo que en alguna ocasión has sentido esa sensación de que, si dejas de fumar, vas a estar echándolo de menos siempre…

El último, el de la noche, justo antes de acostarme. Me duermo pensando que 7 cigarros con muy pocos, fumando entre 20 y 25 en días como este.


DÍA 2 (Fumo 5 Cigarros)

2 de agosto de 2017
5 Cigarros – Vapeo 5 depósitos de 6mg de nicotina.

Como ayer, el primero con el primer sorbo de café. El segundo lo aguanto un poco, unos 10 minutos y después, cigarrillo electrónico.

El siguiente es el de después de comer. Otro a media tarde, ya tarde, sobre las 19h y el último justo antes de acostarme.

Entre estos cigarros, vapeo a discreción, según me apetece y sin cortarme. Con eso logro que no me apetezca fumar tabaco normal.


DÍA 3 (Fumo 4 Cigarros)

3 de agosto de 2017
4 Cigarros – Vapeo 4 depósitos de 3mg de nicotina (1/2 sabor café sin nicotina y 1/2 sabor tabaco 6mg).

Como veo que esto funciona y estoy alucinando, quiero reducir los 6mg así que compro líquido aroma a café y lo mezclo al 50% en cada depósito. Sé que puede parecer pronto pero, de verdad que, como no me está costando, estoy lanzado…

Entiendo que, mezclando la mitad de líquido a 6mg y la otra mitad sin nicotina, se quedará como si llenase el depósito con líquido a 3mg de nicotina…

Me fumo el cigarrillo de la mañana, que no me lo quito, uno a media mañana, el de después de comer y otro antes de acostarme.

Me doy cuenta de algo curioso y es que, cuando me fumo un cigarro normal, no me sacia, no me llena, es como si no me lo hubiera fumado… Supongo que mi cuerpo tiene la suficiente nicotina y no necesita la del ducados.

Seguimos…


DÍA 4 (Fumo 5 Cigarros)

4 de agosto de 2017
5 Cigarros – Vapeo 4 depósitos de 3mg de nicotina (1/2 sabor café sin nicotina y 1/2 sabor tabaco 6mg de nicotina).

Me emociono más y decido reducir la dosis de nicotina. Lleno el depósito con ¾ de café y ¼ de nicotina a 6mg.

Después del primer depósito me doy cuenta de que necesito más nicotina y que si hago lo que acabo de hacer voy a volver a fumar tabaco normal y me va a costar más trabajo así que el primer depósito lo acabo rápido y lo vuelvo a llenar como ayer, ½ depósito de café sin nicotina y ½ de tabaco de 6mg.

Me da rabia porque el cigarro de después de comer no me lo quería fumar y, como estaba pensando en el trabajo, me preparo el café y me lo enciendo sin darme cuenta, por costumbre, porque tengo en la cocina el paquete de tabaco con el mechero y el cenicero en la ventana.

Cuando le doy la primera calada me doy cuenta de que no quería fumármelo, pero lo termino.

Salgo a cenar por ahí y, como no he sido lo suficientemente previsor, al final de la noche me quedo sin batería, así que me fumo otro cigarro.

También me fumo uno justo antes de acostarme… 5 cigarros y bajando… ¡miedo me da!


DÍA 5 (Fumo 3 Cigarros)

5 de agosto de 2017
3 Cigarros – Vapeo 4 depósitos de 3mg de nicotina (1/2 sabor café sin nicotina y 1/2 sabor tabaco 6mg de nicotina).

El primero me lo fumo por la mañana con el café, el segundo después de comer con el café y el tercero antes de acostarme.

Eso es lo que intenté hacer hace años y ni siquiera me acerqué… hoy lo he conseguido sin esfuerzo, sin darme cuenta. Creo que el problema mental de no fumar, además de por la nicotina, es el hecho de fumar en sí y, como el vapeo es similar a fumar, te quitas gran parte de la ansiedad.

Sigo emocionado… asustado pero emocionado…


DÍA 6 (Fumo 2 Cigarros)

6 de agosto de 2017
Vapeo 4 depósitos de 3mg de nicotina (1/2 sabor café sin nicotina y 1/2 sabor tabaco 6mg de nicotina).

Me fumo el primero de la mañana y no necesitaba más. Pero mi mente me juega una mala pasada y me fumo otro en la piscina porque me viene el pensamiento de hacerlo y no lo freno ni un segundo, me lo enciendo sin más y me lo fumo. He de decir que la piscina me aburre… (¿Excusas?)

Por la noche, antes de acostarme, no me fumo ninguno. Estoy muy animado y decido que mañana, el séptimo día, no me voy a fumar ni siquiera el de la mañana, es decir, mañana será mi primer día sin fumar.

Como esto parece que va en serio, pido por internet otro cigarrillo electrónico completo, el modelo de gama justo anterior al que tengo, pero con la misma batería.

No he encontrado baterías sueltas para este modelo así que, por otro lado, me servirá por si se quema la resistencia, que he leído que hay que reponerlas cada 2 o 3 semanas.

NOTA: El modelo de cigarrillo electrónico ha sido clave para que me haya funcionado este método. Al final del libro te cuento los que he utilizado y cómo.


DÍA 7 (¡Primer día sin fumar!)

7 de agosto de 2017
0 Cigarros. ¡Primer día sin fumar!

Vapeo 5 depósitos de 3mg de nicotina (1/2 sabor café sin nicotina y 1/2 sabor tabaco 6mg de nicotina).

Me levanto por la mañana y en lugar de tomarme el café en la cocina, me salgo y voy al salón. Me tomo el café allí con el cigarrillo electrónico. No siento demasiada ansiedad, realmente la sensación de ansiedad es muy, muy leve.

A medida que pasan las horas me doy cuenta de que lo estoy consiguiendo y que no tengo ganas de fumar ningún cigarrillo.

De lo que también me doy cuenta es de que me estoy cansando del aroma de café. Me gusta pero le estoy cogiendo un poco de manía, y eso que he pedido 6 más… Tendré que comprar otros sabores.

Acaba el día, vapeo un rato y me voy a dormir con una sonrisa en la cara.

¡Primer día sin fumar! Qué se dice pronto…


DÍA 8 (2 días sin fumar)

8 de agosto de 2017
Vapeo 5 depósitos de 3mg de nicotina.

Por el día sin problemas, he comprado sabor vainilla y chocolate, que eran los únicos que tenían en el estanco sin nicotina, y he probado el de vainilla. Me gusta.

He decidido hacer algo simbólico que ha sido tirar el cenicero que tenía en la ventana de la cocina, que era donde fumaba. Ha sido un paso más psicológico que otra cosa… Sigo teniendo tabaco en casa pero creo que me desharé de él mañana.

Por la noche tengo cierta ansiedad y mi cabeza empieza a darle vueltas a la posibilidad de fumarme uno por la noche. Con lo que llevo conseguido, dos días sin fumar, me doy cuenta de que no tiene sentido fumarme un cigarro.

Así que me agarro al cigarrillo electrónico y creo que pasaré el trance. Quizá mañana, si me siento igual, aumente un poquito la cantidad de nicotina en la mezcla para no caer de nuevo, ya veremos.

Además, mañana me llegan los líquidos y el nuevo cigarrillo para tener las dos baterías que, aunque seas relativamente previsor, nunca sabes cuándo se va a acabar, de hecho, según escribo esto me quedo de nuevo sin batería. Que no cunda el pánico. La voy a cargar para darle un poco más antes de acostarme y lo dejo cargando por la noche.

Mañana escribo lo que haya pasado… Espero que poco…


DÍA 9 (3 días sin fumar)

9 de agosto de 2017
Vapeo 5 depósitos de 3mg de nicotina.

La crisis de anoche superada sin problemas. Cargué el cigarrillo lo suficiente mientras me lababa los dientes como para poder dar 5 o 6 caladas largas (carga de unos 3 minutos), con eso me fui a dormir tan tranquilo y esta mañana, el cigarrillo electrónico cargado y sin problemas.

Aun así, he decidido librarme de todo el tabaco que tengo en casa para evitar tentaciones más mentales que otra cosa. Hasta ahora, como comentaba ayer, tenía todavía tabaco guardado porque mi costumbre era comprar un cartón en lugar de paquetes sueltos por dos motivos, para ahorrar al comprar en estanco y para tener siempre tabaco en casa. Hoy han ido a una papelera (de la calle).

No es la primera vez que tiro tabaco en mis intentos de dejar de fumar, pero sí es la primera vez que lo hago con una seguridad y tranquilidad que no había tenido antes…

Día sin demasiadas novedades.

Sólo comentar que he ido variando sabores mezclando café, vainilla o chocolate, todos con 0mg de nicotina y mezclando medio depósito de uno de estos sabores y otro medio de sabor tabaco con 6mg de nicotina.


DÍA 10 (4 días sin fumar)

10 de agosto de 2017
Hoy he tenido que tirar todo el depósito que llené de sabor chocolate… Es realmente asqueroso… Me ha venido bien porque es la segunda vez que limpio todo el cigarrillo electrónico y, aun así, cuando lo he llenado de nuevo, me sigue sabiendo fatal…

Lo que me gusta comerlo y lo malo que está fumado… El primer depósito sin chocolate entero, incluso después de limpiarlo bien con agua, me ha seguido sabiendo a chocolate… A ver si se quita ya porque no lo aguanto.

Así que he aprendido algo que te trasmito. Cuando rellenes el depósito con sabores nuevos, pruébalos solos y en pequeñas cantidades y asegúrate de que te gustan antes de rellenarlo entero…

He decidido probar a bajar aún más la nicotina. Ahora echo ¾ de café y ¼ de nicotina a 6mg así que entiendo que sería como si llenase el depósito con un líquido de 1,5mg de nicotina. A ver qué tal.

Por otro lado, el tema de la vainilla me ha gustado más que el café, que me deja un sabor dulce, así que voy a pedir más.


DÍA 11 (5 días sin fumar)

11 de agosto de 2017
A pesar de limpiar de nuevo el depósito de chocolate, lo he llenado solo con café y sigue sabiendo a rayos. Creo que el problema, además de que no me gustase el de chocolate, es que la vida útil de la resistencia ha llegado a su fin. Se supone que duraría 2 o 3 semanas pero, por la forma en la que la utilizo, seguida y repetidamente durante 10/15 caladas cada vez, creo que se ha quemado antes.

Además, he visto que la bobina tiene una resistencia de 15 ohmios. He estado buscando información acerca de esto y he leído que, cuanto más baja sea la resistencia, más calor y más vapor produce.

El otro cigarrillo electrónico, en lugar de 15 ohmios, tienen 25 y creo que va mejor. Se calienta menos y el sabor creo que me gusta más, así que he comprado 4 resistencias para cada cigarrillo electrónico para no quedarme sin ellas porque esto sí que no se puede comprar en cualquier parte.

Ambos kits venían con una resistencia de repuesto así que, de momento, estoy cubierto hasta que me lleguen los recambios.

Voy a cambiar la resistencia del primer cigarro para que vuelva a tener uso porque, ahora que he detectado el problema, creo que seré consciente cuando se quemen las siguientes porque ese sabor no se olvida.

En cuanto a la ansiedad, sin problemas. Me parece súper lejano el momento del último cigarrillo normal que fumé. Hoy he intentado no echarle nicotina al cigarrillo pero después me ha dado un poco de miedo y he vuelto a mi dosis habitual del último día: ¾ café y ¼ 6m de nicotina… lo que corresponderá con 1,5mg de nicotina.

Hoy ha sido un día bastante normal, la única curiosidad es que estaba con mi chica de compras y me he quedado fuera de una tienda para rellenar el cigarrillo. Lo he hecho de pie y con otras bolsas en la mano… no hay duda de que fumar un cigarro normal es más fácil y cómodo porque rellenar el depósito del cigarrillo electrónico con una mano, la mochila, las bolsas y, encima, mezclando líquidos.

Ha sido un poco odisea. Cualquiera que me haya visto ha tenido que reírse un rato porque hacía movimientos bastante raros. De hecho, he derramado un poco de líquido en la mochila… Todo sea por la causa.

Pero vamos, que a parte de la anécdota del relleno, sin novedades. Intentando vapear un poco menos y menos continuo, sin demasiado esfuerzo, para que luego me sea más fácil dejar de vapear completamente.


DÍA 12 (6 días sin fumar)

12 de agosto de 2017
Hoy he cambiado la resistencia del cigarrillo que había quemado y la he vuelto a quemar… El caso es que, al meterla, no había apagado la batería y le he dado sin querer al cerrarlo, lo que ha provocado que se encendiera sin líquido y se quemase el algodón que lleva.

Eso, unido a que no he humedecido previamente el algodón de la resistencia, ha hecho que el cigarrillo siga sabiendo a quemado y no haya quien lo use.

En resumen, me he cargado una resistencia nueva. Como comenté en la introducción, en la parte final voy a hacer una especie de índice de cosas importantes y, apagar la batería cuando se cambie la resistencia o se recargue o humedecer el algodón antes del primer uso, van a ser unas de las cosas que no podrán faltar en esa lista.

Por lo demás, he estado en una barbacoa al aire libre y lo único que ha pasado relevante, aparte de que he tenido que explicar a todos cómo funcionaba el cigarrillo electrónico y escuchar conversaciones de siempre en relación al tabaco, ha sido que he fumado más.

Al estar al aire libre, no me he cortado, aunque he cambiado un poco mi forma de vapear alejándola de la forma en la que se fuma un cigarrillo normal.

Hasta ahora, vapeo como fumaba. Cojo el cigarrillo electrónico y le voy dando caladas más o menos seguidas hasta que me siento satisfecho. Entonces apago el cigarro y ya está. Esto es debido, aparte de a la costumbre, a que fumo en la cocina y no me apetece estar allí todo el día.

Hoy, al estar al aire libre, he espaciado mucho las caladas, manteniéndome fumando más tiempo, pero con el mismo número de caladas que si estuviera haciéndolo normal.

Creo que no me estoy explicando. Si fumo en la cocina, doy unas 30/40 caladas en, no sé, 5 minutos. Ahora, en la calle, fumo las mismas 30/40 caladas, pero en 20/25 minutos… Creo que esta última forma es más adecuada para dejar después el cigarrillo electrónico.


DÍA 13 (7 días sin fumar)

13 de agosto de 2017
Bueno, como estaba ya pensando en dejar de echarle nicotina al cigarrillo. Hoy he empezado sin echarle nada de nicotina. He probado con ½ de sabor tabaco y ½ vainilla, ambos sin nicotina.

He estado bien hasta última hora de la tarde que me he estresado un poco con un asunto laboral y he preferido llenar ¼ de nicotina y el resto vainilla para quitarme eso de la cabeza y no añadir ansiedad a mi cabeza.

Cuando utilizas el cigarrillo sin nicotina no sientes lo mismo en la garganta. De hecho, hay momentos en los que sabes que estás vapeando porque expulsas vapor, pero si no tuviera sabor, ni te enterarías. Esperas sentir algo en la garganta y en los pulmones, pero no sientes lo mismo que cuando el líquido tiene nicotina, es como si aspiraras y exhalaras aire sin más porque, además, el vapor es frío.

El día sin nicotina ha estado bien, no he sentido ansiedad aunque, eso sí, el sabor cambia y cuando he rellenado de nuevo con nicotina y he vapeado a mi forma, es decir, como si no existiera un mañana y tomando 5 u 8 caladas seguidas y profundas y después un poco menos seguidas, para que se enfríe la resistencia, pero también relativamente rápidas y profundas, he sentido un pelín de mareo, como cuando me fume mi primer cigarro.

Eso es, entiendo, porque la cantidad de nicotina que hay en mi sangre es bastante pequeña ya y volver a meter nicotina hace que se produzca ese ligero mareo.

Después de ese primer depósito con nicotina, le han seguido dos más hasta el final de la noche. En resumen, me he “fumado” 4 depósitos sin nicotina y otros 3 con nicotina. Por lo que veo, cuando vapeo sin nicotina, vapeo más porque supongo que no me “sacia” tanto…


DÍA 14 (8 días sin fumar)

14 de agosto de 2017
Hoy voy a intentar de nuevo no echarle nicotina al cigarrillo. De hecho, me gustan los tiempos. 7 días para dejar de fumar tabaco normal, 7 para quitarme la nicotina, 7 días para dejar de vapear y, espero, 7 sin vapear… Después Japón y vuelvo como un exfumador. A ver cómo se da.

Un poco más tarde… No le he echado nicotina al primer depósito del cigarro pero al segundo (y siguientes) le he echado un poco, quizá por psicología, porque realmente ha sido una cantidad mínima que apenas se nota, pero es verdad que en la garganta un poco sí que parece que afecta.

Lo que sí me he dado cuenta es de que ya no vapeo tanto. Lo hago casi por costumbre, sin demasiada necesidad. Después de comer, por ejemplo, espero bastante tiempo hasta cogerlo.

Creo que tiene que ver que estoy un poco harto de los sabores, quizá no haya dado con el que me gusta, y me cansan bastante. Estoy todo el tiempo variando entre vainilla, café y sabor tabaco, todos sin nicotina, y un poco de “American Blend”, sabor tabaco rubio, con 6mg de nicotina.

Un inciso. El tema de “sabor a tabaco” es un eufemismo puesto que ningún líquido sabe a tabaco (ducados en mi caso que era lo que fumaba) ni a tabaco rubio tampoco. No están demasiado conseguidos pero sí que parece que son más fuertes en la garganta.

Ahora a la cama y mañana será otro día. Me siento orgulloso de lo que estoy consiguiendo aunque no me está costando demasiado trabajo, he tardado muchos años en logra esto.


DÍA 15 (9 días sin fumar)

15 de agosto de 2017
Ayer, cuando me iba a acostar, me paso algo que me ha hecho pensar en dejar de vapear cuanto antes y es que me ha dado un poco de asco.

Aparte del coñazo que supone andar con los líquidos, de que manche, de que me quede sin batería y tenga que llevar los dos cigarros por si acaso… aparte de todo eso, anoche, cuando me fui a lavar los dientes, al enjuagarme, me di cuenta de que el agua que escupía estaba coloreada de marrón…

Utilicé más el líquido de café, que es más oscuro que el de vainilla, y supongo que ese ha sido el motivo, pero, aunque me enjuague varias veces, seguía soltando agua turbia.

Tuve que pasarme el cepillo de dientes por los mofletes por dentro para que se quitara el color… Y, la verdad, me ha dado un poco de asco pensar que eso se me está quedando pegado en toda la boca y, por supuesto, en los pulmones. Sé que es mejor que el humo del tabaco, pero no lo había visto tan gráfico como hasta este momento ya que con el tabaco normal no pasaba.

Hoy, después del primer depósito, he probado a lavarme los dientes y fijarme (porque otros días no había sido consciente) y no me ha pasado lo mismo, pero resulta que el primer depósito era de vainilla, que es transparente… Cuando he fumado varios de café y he realizado el experimento, efectivamente, el agua salía marroncilla… como si se me hubiera quedado pegado el líquido dentro de la boca… Un asco.

Y que no salga coloreada me da igual porque, aunque el de vainilla sea transparente, se quedará igual de pegado en la boca y en los pulmones, de hecho, se te queda un sabor dulzón en la boca de forma constante. Mi chica dice que, cuando la beso, tengo sabor a feria de pueblo, a algodón de azúcar…

Iba a intentar dejar de vapear casi por completo hoy pero es fiesta y he ido a la piscina y, como la piscina me aburre, he vapeado más o menos de forma normal… ¿Excusas?

Pues me da la sensación de que sí, porque no tengo ninguna sensación de ansiedad o necesidad por el tabaco normal pero me da la sensación de que mi mente quiere seguir enganchada a algo… Como si me diera miedo dejarlo por completo, como si me fuese a faltar algo.

Como no quiero liarla, no le he dado mayor importancia. Mañana intentaré retrasar cada vapeo a ver qué pasa. Voy bien de tiempo y me veo muy capaz de dejar de vapear en breve y dar por cerrada esta lucha.

Por cierto, me acabo de cargar otra resistencia porque mientras escribo esto (es la 1.17h de la madrugada) estoy vapeando y no me he dado cuenta de que me había quedado sin líquido en el depósito. ¿Resultado? Un sabor a quemado asqueroso en la calada que se te queda en la garganta y, por mi experiencia con el otro, no tiene más solución que cambiarla. Menos mal que me llegaron los recambios…

Como nota mental y recomendación: no apures el depósito si no quieres tener que andar comprando y cambiando resistencias todo el tiempo.

Ahora, a lavarme los dientes y a la cama.


DÍA 16 (10 días sin fumar)

16 de agosto de 2017
Lo que peor llevo a la hora de dejar de vapear son las pausas que antes hacía en el trabajo para fumar un cigarro. Ahora tengo la necesidad de parar, no sé si por costumbre o por necesidad de hacer un descanso.

Lo que hago es salirme del despacho y pasear por la casa, estirar un poco, hacer la cama si no la he hecho, recoger el lavavajillas… De esa forma, con una parada de 5/6 minutos por hora, me da tiempo a desconectar un poco y tener la casa recogida… 😉

No quiero adquirir el hábito de vapear y por eso sigo haciendo lo que comentaba el otro día. Cuando me tomo el café por la mañana, aguanto el vapeo ya que realmente es un poco por costumbre más que por necesidad o ansiedad porque, aunque todavía no he eliminado la nicotina por completo, su presencia es prácticamente anecdótica.

Después de comer o cenar, lo mismo. Me quedo reposando un poco la comida en el sofá y retraso el vapeo. Otra cosa que hago es cambiar el sitio donde vapeo, para no crear hábitos. Ya veremos si es efectivo.

En cuanto a ansiedad o ganas de fumar, sigo sin ninguna de las dos. Parece que ha pasado un año desde que me fumé el último cigarro y todavía alucino con eso…

Si no calculo mal, quedan 12 días para mi viaje a Japón, espero estar sin vapear al menos, 7 días antes de irme para demostrarme a mí mismo que puedo hacerlo.


DÍA 17 (11 días sin fumar)

17 de agosto de 2017
Hoy me voy a proponer no echar nada de nicotina al cigarro electrónico. Como tengo dos cigarrillos electrónicos, llenaré uno de café y otro de vainilla. Además, ayer pedí más líquidos sin nicotina, alguno sabor tabaco que, aunque no me gusta, parece que da más sensación de fumar, y algún otro sabor limón, que intuyo que puede estar medio bueno.

En teoría me llegan hoy. De momento, empiezo con el de café por la mañana, como digo, sin nicotina.

Según avanza el día lo llevo relativamente bien sin nicotina aunque estoy algo inquieto y nervioso y lo achaco a la falta de nicotina. Parece que, aunque le eche poco, todavía tengo dependencia. Así que, finalmente, le echo ¼ de líquido de nicotina, como siempre de 6mg, a los tres últimos depósitos. A ver si mañana lo consigo.

He salido a tomarme una cerveza a última hora y, nada más sentarme en la terraza, me ha llegado un mensaje de que MRW acababa de estar en casa y no me había encontrado para entregarme los líquidos. Menos mal que fui previsor y salí al estanco a comprar por si no lo recibía hoy.

Por cierto, me he vuelto a cargar otra resistencia, a este paso tengo que comprar más… Y es que tengo que estar más pendiente de la carga del depósito. Cuando quede poco, en lugar de apurarlo, lo voy a llenar porque luego se me va el santo al cielo y acabo agotándolo y quemando el algodón de la resistencia.


DÍA 18 (12 días sin fumar)

18 de agosto de 2017
Comienzo, como ayer, con líquido sin nicotina y no sé qué pasa que, al final, a media tarde, sobre las 18h me lleno un par de depósitos con un poco de nicotina.

No sé si es el sabor, que me cansa, o que en realidad sigo enganchado a ella, pero realmente, si es porque me he enganchado a la nicotina del cigarrillo electrónico, es muy poca la cantidad que echo así que no debería ser difícil eliminarla por completo.

Me preocupa un poco que no queda mucho para mi viaje a Japón y todavía no me he desprendido del vapeo… Seguiré intentándolo mañana.

Por cierto, hoy he recogido los líquidos de limón y tabaco. El de limón de primeras está bien pero después es como si te estuvieras fumando el ambientador del coche o el fairy limón… ¿Es tan difícil hacer líquidos que sepan bien? No he encontrado ninguno que realmente me guste lo suficiente para mantenerlo. Espero que si decides dejar de fumar con cigarrillo electrónico tengas más suerte que yo…

Hay gente que se fabrica sus propios líquidos a su gusto, pero en mi caso no quiero llegar a eso porque, como comenté en la introducción, no es mi intención sustituir el tabaco por al cigarrillo electrónico.


DÍA 19 (13 días sin fumar)

19 de agosto de 2017
Hoy por fin he conseguido todo el día sin nicotina y bastante bien. Lo único que siento es que estoy un poco cansado, con sueño, no sé si es por la falta de nicotina o por falta de sueño y por el calor, pero no estoy durmiendo menos ni hace más calor que otros días.

He aguantado bien y vapeando en menos ocasiones que otros días pero, cuando me he puesto a vapear, lo he hecho durante bastante tiempo, acabando algún depósito prácticamente del tirón.

Creo que eso es porque es fin de semana y estoy más ocioso.

Hoy he vuelto a aprender que hay que llevar las baterías de los cigarrillos cargadas y tener suficiente líquido. Me he quedado sin batería en casa ajena y, aunque parezca mentira, no había ningún cargador USB para recargarlas. Yo tenía el cable, pero no el enchufe para poder pincharlo. Finalmente, lo he solucionado encendiendo un portátil y cargando en él los cigarros. Un poema.


DÍA 20 (14 días sin fumar)

20 de agosto de 2017
Hoy es el segundo día sin nicotina entero. Mucho sueño, parece que la falta de nicotina me produce sueño así que tendré que aumentar mi dosis de cafeína, el caso es estar enganchado a algo… 😉

La verdad es que el tema del sueño es importante. Realmente no sé si la nicotina es un excitante pero estoy con sueño todo el día. No sé si realmente se debe a la falta de nicotina, pero en serio que necesito más café para poder seguir con los ojos abiertos.

Esta tarde he ido al cine y no me he quedado dormido de milagro, me ha costado bastante mantener los ojos abiertos y seguir la película. Cuando ha terminado, casi lo he agradecido…

Como decía aquel:

  • ¿Qué te ha parecido el final de la película?
  • Necesario… 🙂

Por la noche sin problemas, aunque me queda poco líquido y mañana tendré que comprar.


DÍA 21 (15 días sin fumar)

21 de agosto de 2017
¡15 días sin fumar! Llevo ya quince días sin fumarme ningún cigarrillo, y no me ha costado tanto como cabía esperar ni he estado pensando continuamente en el tabaco. Me he adaptado ya a los cigarrillos electrónicos y ahora, lo que me queda, es dejar también de vapear.

Lo que estoy haciendo para dejar de vapear es esperar un poco cuando tengo ganas de coger el cigarrillo electrónico y seguir haciendo un rato lo que esté haciendo, incluso voy a la cocina como si fuese a vapear pero, realmente, lo que hago es beber un poco de agua y volverme.

Si entonces veo que sigo teniendo muchas ganas, pues ya me levanto de nuevo y le doy un rato al cigarrillo electrónico hasta que me quedo tranquilo.

Ayer calculé mal y compré bastante más líquido de los que en principio voy a utilizar. Pensé que no me importaba porque, cuando vuelva de Japón y termine de escribir esto, se lo regalaré a alguien que lo quiera, que yo creo que candidatos no me faltan. Pero he estado pensando porque se retrasaba la entrega un día y finalmente he anulado el pedido.

Así que me he acercado a una tienda física de cigarrillos electrónicos (normalmente compro todas estas cosas por internet).

El tema de los cigarrillos electrónicos es un mundo. Hay gente que se hace sus propios líquidos, otros se compran sólo los “alambres” de las resistencias y el algodón, supongo que para “repararlas” ellos y no comprar la resistencia montada… Y eso sí, todos vapeando como locos…

Además hay que aprender un nuevo idioma. Cuando estuve informándome para comprar mi cigarro, intenté hacerme con la jerga que utilizan los que llevan ya algo de tiempo pero no he podido con ella. Supongo que, si mi intención fuese sustituir el tabaco por el cigarrillo electrónico, sí que intentaría aprendérmela pero como mi intención es de dejar de fumar y vapear, es decir, dejar de utilizar también el cigarrillo electrónico, no me compensa…

Ojo con esto, que no estoy criticando nada, sólo que, cuando me informé del cigarrillo electrónico, pensé que era simplemente, me compro uno, le echo líquido y a correr, pero no, tiene más miga de lo que parece.

Bueno, pues allí he preguntado todas las dudas que tenía acerca de mi modelo de cigarro y de la forma de fumar. Me han comentado lo que ya sabía. Que si se le mete caña al cigarrillo electrónico, como yo hago fumando rápido y profundo, se calienta mucho y que en algún momento mancha, además de quemar.

También le he preguntado que cuánto vapeaba la gente y le he comentado que yo consumía en ocasiones 5/6 depósitos, o más y que si era normal. Su respuesta ha sido que sí, que él tenía como cuatro cigarrillos electrónicos y que sí, que superaba en ocasiones esa cantidad.

Eso me tranquiliza porque, además, yo no consumo ya nicotina, pero aun así no quiere decir nada, es decir, que lo haga él o lo haga yo no significa que sea igual de inocuo para el resto de personas, o para ti. Así que creo que lo mejor es que cada uno vaya viendo qué le viene bien a él y siga sus propios métodos y medidas o consulte con un médico.

Finalmente he comprado un bote de 60ml de café y otro de 30ml de tabaco ambos sin nicotina. Yo creo que es más que suficiente para terminar el proceso y sobrará, seguro, líquido de ambos.

Los formatos son más grandes de los acostumbrados 10ml porque no tienen nicotina y creo que la Unión Europea prohibió que los líquidos con nicotina fuesen más grandes de 10ml.

Me voy a la cama ya y todavía no he probado los nuevos líquidos, mañana lo haré.


DÍA 22 (16 días sin fumar)

22 de agosto de 2017
Hoy voy a intentar vapear lo menos posible para no vapear nada mañana. Quedan 7 días para que coja el vuelo a Japón y quiero estar esos siete días sin ni siquiera vapear. Ya veremos si lo consigo.

No voy a obsesionarme con eso, si veo que no puedo o que me cuesta mucho, retomo un poco, a un ritmo más pausado y listo.

Le he echado los nuevos líquidos, el de tabaco me deja un gusto al final a galleta María y el de café un sabor dulce al final… Si me empeñara, creo que me acostumbraría a estos sabores, pero, la verdad, es que no me gusta nada esto. Supongo que es como cuando empiezas a tomar cerveza o a fumar, que tienes que hacer un poco de esfuerzo para que te guste y, con el paso del tiempo, lo terminas apreciando y te acaba por gustar.

Hoy he salido a un cliente y, nada más salir de casa, he notado el sabor característico que notas cuando se está quemando el algodón del cigarro pero ha sido tan leve que he pasado y he salido sin darle más importancia.

Pues bien, mucho más rápido de lo que esperaba, se ha terminado de quemar y ahora no tengo repuesto aquí, ni el otro cigarrillo electrónico… así que no me queda más que intentar no vapear, porque es bastante asqueroso, y aguantar hasta volver a casa, que será en 2 o 3 horas…

He logrado aguantar sin mayores problemas vapeando muy poquito y con caladas muy cortas y espaciadas pero, como digo, si notas quemado, llévate una resistencia de repuesto o cámbiala directamente.

Lo que alucino es que me duran bastante poco para lo que leí en internet. Debe de ser mi forma de vapear, que es un poco ansiosa…


DÍA 23 (17 días sin fumar)

23 de agosto de 2017
Hoy me he dado cuenta de que tengo que dejar de vapear. A ver, no es que antes no me hubiera dado cuenta, pero es que hoy me he dado cuenta de que ese hecho hará que deje todo lo relacionado con el tabaco y, aunque llevo días sin nicotina, parece que mentalmente me va a costar.

Estoy sintiendo cierta ansiedad por dejar de vapear, casi más que cuando dejé de fumar tabaco tradicional… Aun así, estoy espaciando tanto los momentos en los que vapeo como el tiempo que me tiro haciéndolo.

Sé que planifique no vapear nada hoy, pero no lo he cumplido y tampoco pasa nada, reduciré hoy como digo los tiempos y mañana veremos. Prefiero esto que flaquear como lo he hecho a primera hora de la mañana.

Me da la sensación de que esta última fase, que debería ser la más fácil, va a ser la más difícil y es que creo que hay algo en nuestras cabezas de fumadores, o al menos en la mía, a la que le da miedo dejar por completo el tabaco… Me da igual lo que sea porque pienso superarlo…


DÍA 24 (18 días sin fumar)

24 de agosto de 2017
Como comentaba ayer, parece que me va a costar más dejar de vapear que dejar la nicotina… y eso que vapear no me gusta porque no me sabe bien, porque logísticamente es un coñazo con los líquidos siempre a cuestas, los dos cigarros por si se acaba la batería de uno, que si mancha, que si quema, que si leches…

Además, me da la sensación de que mantener el vapeo de forma prolongada puede hacerme volver a fumar y por ahí no paso…

La solución, meterme en la cabeza que he dejado de fumar, que fumar ya no es una opción y que, más pronto que tarde, dejaré de necesitar nada relacionado con el tabaco o el cigarrillo electrónico.

Además, creo que mi viaje a Japón será un buen punto puesto que no estaré en mi entorno y el acceso al tabaco será mucho más complicado. Entre las horas de vuelo (14h) y que en Japón no voy a encontrar ni Ducados ni, seguramente, nada relacionado con el cigarrillo electrónico, creo que a la vuelta seré un exfumador empedernido con todas las letras…

En este momento son las 16.30h y he decidido que no voy a vapear más hasta la noche, hasta antes de acostarme… y mañana, si puedo conseguirlo, no vapearé nada… Luego os cuento…

Corrijo, son las 17.28h y, concentrado en una historia de trabajo me he ido a la cocina y he vapeado… me he dado cuenta de que no iba a vapear cuando he vuelto al ordenador… así que, ahora sí, no vapearé nada hasta la noche… 😉


DÍA 25 (19 días sin fumar)

25 de agosto de 2017
Como era de esperar, no he conseguido dejar de vapear… de hecho, ha habido un momento en el que le he echado un poco de nicotina al depósito, lo que me ha hecho pensar por un momento y por primera vez en el fracaso.

¿Qué me da miedo de dejar de vapear/fumar y de depender de algo así? ¿Es que quiero hacerme daño de alguna forma por algo? ¿Quiero atención? ¿Qué coño me pasa?

He de decir que, aunque he pasado por esto, he estado mucho tiempo por la mañana sin vapear desde que me he levantado y, por la tarde, lo mismo. He vapeado poco hoy pero, cuando lo he hecho ha sido sin oponer mucha resistencia.

Explico esto. Me he puesto a vapear porque se me ha pasado por la cabeza y no he ofrecido ninguna resistencia y, para contrarrestar, lo que he hecho ha sido vapear muy seguido caladas cortas y sin pausa apenas entre ellas.

También decir que la forma de vapear que tengo creo que se carga las resistencias demasiado rápido. Hoy uno de los cigarros se ha hecho infumable por el sabor a quemado y el otro va camino de ello… Y cambié ambas resistencias ayer o antes de ayer… No tiene sentido.

Otra cosa que me pierde un poco es que, cuando María José se acuesta, yo me quedo leyendo, con el ordenador o viendo la tele y vapeo en el sofá del salón… Creo que eso no es bueno, pero no lo paro.

Tengo la intención de no vapear nada mañana, pero ya no me lo planteo como algo radical para no fallar y desanimarme y porque de la forma que lo estoy llevando no me está yendo mal y realmente estoy vapeando mucho menos y mucho menos tiempo que días atrás… A ver qué pasa mañana. Con reducir estaré contento.

¡Y qué leches! Que llevo diecinueve días sin fumar tabaco tradicional y es para estar muy contento. Estamos a viernes y me voy de viaje el martes… Cuatro días por delante nada más…

¡Vamos a por ello!


DÍA 26 (20 días sin fumar)

26 de agosto de 2017
Vapeo, mucho menos, pero vapeo. No pasa nada. Día normal. Sin demasiada ansiedad, con vapeos cortos y menos frecuentes. Por supuesto, sin nicotina. A ver si mañana no vapeo nada…


DÍA 27 (21 días sin fumar)

27 de agosto de 2017
Sin vapear y sin necesitarlo hasta las 18h más o menos… A esa hora he subido al trastero a por la maleta y he decidido subirme el cigarrillo electrónico. He vapeado y ya la he cagado porque después, por la tarde/noche he seguido haciéndolo.

He de comentar que, a última hora, me he llenado un depósito con un poco de nicotina. ¿Por qué? Pues no tengo ni idea. ¿Para despedirme de la nicotina? Puede ser. María José no lo sabe, se enterará si lee esto. No sé mentir, bueno, mentir sí, pero después siempre confieso… No valgo para espía…

Me quedan dos días para el viaje así que más me vale no vapear mañana… Aunque creo que lo tendré más fácil en el avión y en Japón porque no tendré acceso a cigarrillo electrónico y, aunque supongo que venderán tabaco, no creo que Ducados se habrá extendido tanto…


DÍA 28 (22 días sin fumar)

28 de agosto de 2017
Sin vapear hasta las 12h. He ido a un cliente y me he llevado uno de los cigarrillos electrónicos cargado sin nicotina y he vapeado poco. Recuerdo al principio que un depósito me duraba un suspiro… ahora con dos o tres echo el día.

Eso sí, sigo pensando que hay algo raro o en cómo fumo, o en las resistencias que compré. Me duran 3 días y ya saben a quemado… Me da igual porque hoy sí que es el último día que vapeo, no me quedan más narices que mañana a las 10 de la mañana estoy en marcha para el aeropuerto.

Ahora es la 1.20 de la madrugada. Me voy a lavar los dientes y voy a limpiar los dos cigarrillos, les voy a poner una resistencia nueva y los voy a guardar para, cuando vuelva, dárselos en perfecto estado a alguien que quiera dejar de fumar…

Creo que ya sé a quién va a ser pero primero le daré el pdf con el diario a ver si se anima. Si me dice que sí, le paso el kit completo con los 4 botes de líquido con nicotina de 6mg y los 4 de líquido de limón que no usé, aunque los de limón le recomendaré que los tire directamente…

Último día de vapeo, víspera de viaje a Japón y espero que lo que me va a alucinar el país me haga olvidarme por completo del tabaco, de la nicotina, de los cigarrillos electrónicos y de la madre que parió a todo lo relacionado con el tabaco.


DÍA 29 (23 días sin fumar)

29 de agosto de 2017
Me voy a Japón, escribiré notas de estos días en el móvil por si hay algo reseñable en cuanto a mis ganas de fumar y las pasaré aquí cuando vuelva, aunque creo que esto ya está superado…

En cualquier caso, no bajaré la guardia por si mi cabeza hace de las suyas…


DÍAS 30 a 40 (34 días sin fumar)

Días del 30 de agosto al 9 de septiembre de 2017
Bueno, pues ya estoy de vuelta. Lo primero decir que Japón es un país impresionante y que, si tenéis oportunidad, gastaros los euros que os ahorréis dejando de fumar para visitarlo. Ha sido de los viajes más impresionantes que he hecho nunca.

Pero esto no es un blog de viajes, así que, al lío.

Sorprendentemente, he tenido crisis más fuertes que las que tuve en Madrid antes de viajar. Había momentos, sobre todo por la noche, cuando me iba a la cama, en los que hubiera bajado a comprar tabaco para fumarme un cigarro.

Pero vayamos desde el principio. En Barajas, el aeropuerto de Madrid, quitaron hace bastante la zona de fumadores así que, una vez que facturabas y pasabas el control de seguridad, no podías volver a fumar hasta que salías del aeropuerto de destino. Eso era algo que me cabreaba porque, está bien que se proteja al no fumador, pedo podían haber dejado una zona sólo para fumadores.

El resultado es que apuraba la hora de entrar en la zona de seguridad para fumarme un cigarro tras otro ya que sabía que iba a estar varias horas sin fumar hasta que llegase al destino.

En este viaje, como ya no fumaba, fue muy raro facturar y pasar directamente el control de seguridad, sin apurar ni esperar a última hora.

Eso no me produjo más que una sensación extraña, pero nada de ansiedad.

Después de las 2 horas de espera, el vuelo. Sin problemas, aunque nunca he tenido la sensación de ansiedad en esos momentos puesto que sabía que no había posibilidad de fumar, así que no lo pase nada mal.

Cuando llegué a Narita, el aeropuerto de Tokio y salí a la calle, sí que sentí la sensación de que quería fumar, pero creo que fue por costumbre. Llegamos a las 9.30 de la mañana y fuimos al hotel, dejamos las maletas y salimos para tener una primera impresión de la ciudad.

Sensaciones buenas, sin ansiedad al principio pero, cuando viajaba antes, supongo que os pasaba lo mismo, me fumaba un cigarro al salir de algún sitio y otro justo antes de entrar donde fuera que fuese. Al final fumaba más que de costumbre con eso de fumar “por si acaso”, ya que no sabía cuándo iba a poder fumarme mi siguiente cigarro.

Pues esos eran los momentos en los que sentía ansiedad, precisamente el salir o justo antes de entrar en los sitios. Es alucinante cómo funciona el cerebro y cómo recuerda costumbres de forma tan clara.

Aun así, esas sensaciones eran leves. Lo que me sorprendió es que las tres primeras noches, cuando me metía en la cama, como comentaba al principio, sentía gran ansiedad, mucha.

Es verdad que se pasaba rápido y que, analizando lo que sentía, era completamente mental, aunque eso tampoco consuela. Que sea mental o físico es igual si lo que sientes es tan intenso.

Estar en un país extranjero en el que, además, no está permitido fumar en la calle, creo que me ha ayudado. Aunque, la tercera noche, llegué a soñar que fumaba.

En Japón está permitido fumar en los bares y restaurantes, tiene narices que no te dejen fumar en la calle nada más que en zonas habilitadas y sí que esté permitido fumar en los bares…

Además, cada vez que comíamos o cenábamos por ahí, había alguien fumando, era inevitable, pero eso, sorprendentemente, tampoco provocaba mis ganas de fumar, sentía más ganas cuando salía. Aun así, como os digo, se superaban bastante rápido.

Otra de las cosas que me sorprendía era llegar al hotel oliendo a tabaco, se nota mucho el olor en la ropa y, como en los bares se fuma, todas las noches llegaba con olor a tabaco. No creo que fuese eso lo que provocaba mis crisis de ansiedad ya que, realmente, el tabaco en la ropa huele muy mal y, aunque antes apenas lo notaba, ahora lo noto y me molesta.

También comentar que, cuando viajo, suelo bajar a la calle a buscar un café expreso antes de desayunar en el hotel porque no me entra comida tan pronto y necesito ese café sólo antes de comer algo. Pues bien, en esas bajadas en busca del café, en algún momento pasé por las zonas de fumadores que había en la calle y me sentí tentado de entrar en alguna a buscar algún cigarro o alguna colilla para fumármela. La imagen me pareció tan patética que no lo hice.

Llegamos a Madrid a las 18.30 y, entre que cogimos las maletas, llegamos a casa, dejamos las maletas y nos tomamos algo en la calle porque no teníamos comida en casa, no me entraron ganas de fumar.

Teníamos más sueño que vergüenza así que nos acostamos a las 22h sin problemas de ansiedad por el tabaco.


DÍA 41 (35 días sin fumar)

10 de septiembre de 2017
He amanecido a las 8.30h. Con el JetLag, tenía muchísima hambre, supongo que en Tokio sería la hora de comer, porque si no, no me lo explico. Así que he desayunado un café y dos sándwiches bien cargados de embutido.

Todo el día sin problemas pero, por la noche, no podía dejar de pensar en el cigarrillo electrónico. Al final, cuando Mariajo, mi chica, se ha acostado, he llenado medio depósito de líquido con 6mg de nicotina, ya que no tengo sin nicotina, y me lo he fumado provocándome un mareo importante y dolor de estómago, bastante…

RECORDATORIO: La nicotina es tóxica.

No tengo intención de contárselo a Mariajo porque no quiero comentarios al respecto, se enterará cuando lea esto, y tampoco creo que sea un fracaso. La verdad es que no sé lo que pienso, tendré que valorarlo en los siguientes días pero no quiero volver a tener que usar cigarrillo electrónico.

Creo que lo que haré será comprar líquido sin nicotina y usarlo de forma muy moderada cuando tenga alguna crisis pero con intención de no usarlo nada más que en casos de urgencia mental, es decir, cuando mi cabeza se ponga intensa con las ganas de fumar.

Ahora, a la cama que mañana hay que madrugar y no sé si el JetLag me dejará dormir o si me despertaré a las 4 de la mañana con los ojos como platos.


DÍA 42 (36 días sin fumar)

11 de septiembre de 2017
Parece que ayer fui vidente… me acosté sobre las 12h y, después de despertarme en tres ocasiones, a las 5 de la madrugada me desperté con los ojos como platos y sin gota de sueño. Remolonee un poco en la cama pero decidí levantarme para no despertar a María José… Mi sorpresa fue que salí al salón y allí estaba ella, ¡leyendo!

Veo que el JetLag nos va a dar un poco la tabarra…

Pero bueno, hoy, antes de ir a un cliente, me he ido a comprar líquido sin nicotina para el cigarrillo. No tenían sabor tabaco así que he comprado sabor café.

Como comenté ayer, no tengo intención de adquirir la costumbre de vapear, así que lo utilizará sólo en caso de ansiedad, que casi seguro será de noche, por lo que voy conociendo este tema. Lo que intentaré será, si lo uso, hacerlo en periodos cortos de tiempo y pocas caladas, sólo para quitarme ese momento.

Esta tarde os cuento porque tengo que salir a un compromiso con un cliente y volveré sobre las 22h para cenar… a ver qué tal la necesidad o no de fumar algo.

Bueno, pues finalmente me he llevado un depósito con café sin nicotina y, en el camino de vuelta andando, unos 25 minutos, he estado fumándomelo.

He decidido pedir más líquidos sin nicotina porque creo que no hay demasiado problema, prefiero seguir vapeando un poco más que liarla y ponerme a fumar tabaco.

No tengo necesidad de tabaco pero creo que, si sigo vapenado, en algún momento puedo decidir que necesito tabaco y, como eso sería lo peor que podría hacer, prefiero dejar de vapear también.


DÍA 43 (37 días sin fumar)

12 de septiembre de 2017
Hoy he vapeado como los primeros días, sobre todo por la tarde. Por la mañana he vapeado menos de un depósito pero, por la tarde he cometido el error y ha sido trabajar con el cigarro al lado en lugar de, como hacía antes, vapear sólo en la cocina.

Creo que eso me ha hecho vapear más aunque, como comenté ayer, sin nicotina.

Ahora son las 20h, después de cenar supongo que vapearé otro poco, ya veremos.

Es la 1.15h, me he fumado otro depósito de café, la mitad después de cenar, la otra mitad a última hora. He pedido más líquidos sin nicotina y espero reducir el vapeo hasta dejarlo por completo, pero no quiero quedarme sin líquidos por si acaso…


DÍA 44 (38 días sin fumar)

13 de septiembre de 2017
Son las 18.10h y llevo dos depósitos de café… bueno, terminando el segundo.

Sin problemas y sin pensar en nada, ni en dejar de vapear ni nada. Trabajando, que tengo mucho trabajo, y sin mayores contemplaciones.

Eso sí, como he decidido no usar más líquido con nicotina, he tirado los dos botes que me quedaban. Si no quiero nicotina, la tiro ya que, realmente, físicamente no necesito nicotina.

En un rato me voy a pádel y, a la vuelta, después de cenar, supongo que caerá el tercer depósito.

He vuelto de pádel, he cenado y me he fumado medio depósito… ¡Hasta mañana!


DÍA 45 (39 días sin fumar)

14 de septiembre de 2017
Un depósito a las 14.10h Ahora voy a comer y por la tarde ya se verá. Estoy reduciendo sin casi dificultad los vapeos. Lo que he hecho ha sido llevarme el cigarrillo electrónico al despacho y vapear de forma espaciada en el tiempo y sólo una o dos caladas cada vez.


DÍA 46 (40 días sin fumar)

15 de septiembre de 2017
Esta mañana he decidido que el lunes que viene día 18 ya no vapearé. Hoy es viernes así que tengo 3 días para dejarlo. No creo que me resulte demasiado complicado pero, como he venido insistiendo, seguir vapeando hace que no tenga una desconexión mental del tabaco. Así que, a reducir.

Como no lleva nicotina y el sabor, como os he comentado, no me entusiasma, he reducido bastante el consumo sin demasiado esfuerzo.

Me sigue costando un poco el hecho de que, cuando hago las pausas, no tengo la acción de fumar, no el tabaco, sino la acción de echarme algo a la boca y expulsar el humo o vapor.

Además, hoy estamos de celebración… ¡40 días sin fumar! ¡Ole y Ole!


DÍA 47 (41 días sin fumar)

16 de septiembre de 2017
Hoy como ayer, mañana como siempre… reduciendo.

Esta mañana me he ido a jugar al pádel a las 10h y no he vapeado hasta que he vuelto, he comido algo y ha pasado un rato. Además, he vapeado poquito, sólo para tener la sensación y poco más…

Por la tarde nada, muy poco y por la noche, como hemos estado por ahí, he decidido no llevarme el cigarrillo electrónico y sin problemas. Cuando he vuelto, antes de acostarme, le he dado un poco.


DÍA 48 (42 días sin fumar)

17 de septiembre de 2017
Como estuve en Japón en mi cumpleaños, el 8 de septiembre, no celebré el cumpleaños con la familia y lo he celebrado hoy en la comida. Por cierto, acepto regalos… 😉

Por la mañana no he vapeado nada hasta que hemos salido al restaurante donde habíamos quedado. Como hemos ido andando, he vapeado muy espaciadamente y sin demasiados problemas.

Por la tarde nada hasta la noche, que me he terminado el depósito que me quedaba y me he ido a la cama…

Mañana, como en Japón, sin vapear.


DÍA 49 (43 días sin fumar)

18 de septiembre de 2017
Primer día sin vapear en España. Como sabes estuve 12 días sin vapear en Japón… Y la verdad es que bien, sin problemas. Me he acordado un poco en momentos, pero siempre por rutina.

Lo que he tenido bueno es que los lunes salgo a cliente siempre así que eso me ayuda a no seguir mi rutina normal…

Por la noche sin mayores problemas. Creo que esto está hecho.


DÍA 50 (44 días sin fumar)

19 de septiembre de 2017
Bueno, pues creo que ha llegado la hora de cerrar este diario. 50 días desde que empecé con esto, 44 días sin fumar… dos cifras bonitas para dejar de escribir, terminar esto y que empieces tú, que es la idea…

Dejar de fumar ha sido muchísimo más fácil de lo que podía haberme imaginado nunca y espero que a ti, siguiendo estos consejos y pasos, te resulte igualmente fácil y encuentres el camino.

Sólo me queda recomendarte que te leas los 10 Mandamientos, un poco a modo de resumen y que hagas una de las cosas más importantes que vas a hacer en la vida… ¡Dejar de fumar!

Y si en algún momento recaes, tampoco te castigues. En mi caso al menos, viendo lo bien que ha funcionado esto, lo volvería a intentar aunque espero que ni tú ni yo lo necesitemos…

También te comento que seguramente vapee de vez en cuando estos días hasta que consiga quitarme el hábito definitivamente. Y utilizo hábito a propósito, porque ya no es una adicción…

¡Un saludo y a por ello!


DÍA 50+ y POSTERIORES

Aquí podrás ver las novedades que se vayan produciendo a partir del día 50. Las seguiré colocando en orden poniendo la fecha de la anotación.


23/09/2017

He comprado una base y un aroma para hacer mis propios líquidos y ahorrar un poco. Lo probaré y, cuando lo haga, os pondré aquí mis conclusiones.


22/09/2017

Sólo quería comentar que sigo vapeando, menos que antes pero no me lo he quitado todavía… Además, de vez en cuando le echo un poco de nicotina. Es muy, muy poco, de hecho es anecdótico. ¿Por qué? Pues no lo tengo claro, pero parece que mentalmente me ayuda…



Seguiremos informando…

[Total:2    Promedio:4/5]